Requisitos y que miran en la ITV – Consejos

¿Qué miran en la ITV de nuestro vehiculo?

La ITV es la Inspección Técnica de Vehículos, siendo un trámite que todos los vehículos tendrán que hacer tarde o temprano, cuando se cumpla una cierta periodicidad (por tu comodidad te aconsejamos pedir con antelación cita en la ITV) . Los vehículos nuevos estarán exentos hasta pasado un tiempo… hasta que llegue un punto en el que se nos obligue a pasar la revisión de manera anual.

El objetivo de esta inspección es analizar que nuestro vehículo se encuentre en condiciones óptimas para poder conducirlo; si se detecta cualquier tipo de anomalía pueden ocurrir dos cosas: si es leve, se nos recomendará hacer los cambios pertinentes cuanto antes… el problema viene cuando es grave ya que nos tirarán nuestro vehículo para atrás, tendremos que reparar los problemas y, lo peor de todo, volver a someternos a la revisión (con todos los costes que esto acarrea).

No es un secreto que en algunas delegaciones de la ITV son mucho más permisivos que en otras; es por ello por lo que, si no nos queremos llevar ningún tipo de sorpresa desagradable, deberíamos de analizar todos los puntos por los que nos la pueden echar atrás.

Queremos ayudarte con ello y te hemos preparado una lista de los puntos clave:

Todo lo que pueden mirarte en la ITV y que tienes que controlar si la quieres pasar con éxito

Número de bastidor: Esta es una de las principales comprobaciones que van a hacer, con el objetivo de determinar si tu vehículo es el que debería, pudiendo analizar que no haya sido robado, por ejemplo. Esto se comprueba con los datos que tiene el vehículo y con aquellos que están en la documentación del mismo.

Motor: Antes de pasar con cuestiones más específicas, se empieza haciendo una revisión completa del motor. Ten en cuenta de que son capaces de poder sacarte hasta el más mínimo fallo, por lo que deberíamos de haberlo preparado a conciencia. Deberíamos de analizar si tiene alguna fuga de aceite, que los anclajes propios del motor estén en buenas condiciones, el estado en el que se encuentra la batería… así como cualquier otro aspecto importante.

Exteriores: El exterior del vehículo también será comprobado de forma específica. A ellos no les importa que el coche pueda estar sucio por polvo, por ejemplo (aunque siempre es mejor llevarlo presentable), pero si que analizarán si el chasis está oxidado, si tiene aristas que puedan producir cortes, que los parachoques funciones de la forma correcta, que las matrículas estén visibles (que los números y letras de la misma se puedan llegar a leer sin problema), y diferentes factores.

Interiores: En el interior no se suelen fijar demasiado. Por lo general el técnico se suele meter en él para activar algunas funciones básicas y comprobar el buen estado del vehículo. Además, también lo utilizará para desplazarse algunos métodos y determinar que todo esté bien. También comprobará que los asientos estén homologados y que se puedan regular de forma adecuada. Si se presentará algún fallo en este punto, es posible que la falta únicamente fuera leve, pero nunca se sabe.

Sistema de alumbrado: En este punto analizan cualquier aspecto relacionado con la iluminación del vehículo, ya sea las luces de posición, las antiniebla, las largas, las de marcha atrás, de freno, de la parte trasera.

Antes de ir a pasar la ITV, deberíamos hacer una revisión completa para poder comprobar que todas funcionan de la forma establecida.

Hay una luz clave, a la que no siempre le prestamos atención, que deberíamos considerar: la luz de la matrícula trasera. Si esta no funciona también podríamos tener algún que otro problema.
Neumáticos: Los neumáticos suponen el método de contacto del vehículo con la carretera, por lo que debe de estar en las mejores; no solo porque de lo contrario no vamos a pasar la ITV, si no también para circular con seguridad.

El técnico analizará la ficha técnica del neumático y comprobará la profundidad del dibujo, así como cualquier síntoma de desgaste.

Gases: Existen aparatos especiales que analizarán la toxicidad de los gases que emiten el vehículo. Este es un análisis que se hace en caliente y que se debe de estudiar de forma detenida para cumplir con la legislación vigente. Si tu coche emite más gases de lo normal, seguramente la reparación no será barata.

Otros: Además de todo lo anterior, también tenemos que analizar el sistema de suspensión, los frenos, los pasos de rueda, los espejos, las puertas, los cinturones de seguridad, los limpiaparabrisas. Hay un punto clave a considerar y son los testigos, esas alertas acústicas que indicarán que algo funciona mal; si saltan cualquiera de estas alertas, puedes tener claro que te van a tirar la ITV para atrás.

Así que ya lo sabes, si quieres pasar la ITV sin problemas y sin sustos, echa un vistazo a todos estos factores para evitar cualquier problema.