Remedios Caseros Naturales


remedios naturales caserosLa necesidad de los remedios naturales vienen ocasionados debido a que a lo largo de nuestra vida es bastante habitual que podamos llegar a experimentar dolores de cabeza o determinadas dolencias como resfriados. El problema de ello es que seguramente echaremos mano de nuestro botiquín más de una ocasión, o vayamos a la farmacia para poder comprar un medicamento que nos ayude a combatir contra los síntomas de todas estas dolencias.

Sin embargo, todos los productos químicos que puedas llegar a comprar tienen asociados una serie de efectos secundarios que se tienen que considerar porque pueden pasar factura a nuestro organismo.

Listado de remedios caseros naturales

Aquí un listado de algunos de los remedios caseros para diferentes afecciones que serán buenos para tu salud y de manera natural.

Remedios Estreñimiento
Remedios Garganta
Remedios Gases
Remedios Picaduras de mosquitos
Remedios Piojos
Remedios Tos seca
Remedios Resaca
Remedios con aceite de coco

Poco a poco iremos viendo diferentes remedios ideales para la piel, belleza, alimentos, cabello, diabetes, para adelgazar e incluso el colesterol.

Cómo alternativa, nos encontramos con los productos naturales: es cierto que sus efectos tardan algo más en producirse, pero, en comparación con los productos químicos, no tienen efectos secundarios.
A continuación, hemos recopilado una larga y breve lista de algunos de los remedios naturales que tienes que conocer:

Remedios para combatir el estrés y la ansiedad

Estos problemas son mucho más habituales de lo que podamos llegar a creer: vivimos en una situación en donde los problemas económicos encuentran a la orden del día, así como cualquier otro tipo, y esto incrementará nuestros niveles de estrés. Por si no lo sabes, tanto el estrés como la ansiedad puede afectar de forma drástica al sistema nervioso, proliferando la aparición de ciertas enfermedades.
Por esto, nosotros te recomendamos estos tres remedios:

Remedios con infusiones

Las infusiones son un buen remedio para poder relajarnos. Los expertos recomiendan tomar las tres veces al día, pero ir variando para que nuestro cuerpo no se acostumbre demasiado a una en especial. Podemos encontrar desde infusiones de flores de tilo, valeriana, Romero, manzanilla romana, melisa, pasionaria, espliego…
Para poder acabar con la ansiedad que podamos experimentar en un momento determinado, nosotros te recomendamos que combines una cucharada de tila con una de espino blanco y una de valeriana. Agrega 1 l de agua que esté hirviendo y deja que la composición resultante repose durante un tiempo de unos 10 minutos.

El truco del baño calmante

Los baños con agua caliente también pueden ayudar a que te relajes. Además, hasta le podemos añadir ciertos elementos para conseguir un nivel de relajación todavía más óptimo; como recomendación personal, el siguiente remedio te puede venir estupendamente:

Llenamos un barreño con 5 l de agua y nos aseguramos de que la temperatura se encuentra exactamente a 30 grados centígrados y añadiremos 100 g de flores de lavanda, 100 g de pimienta piperita y 100 g de melisa. Dejamos que se enfríe durante un cuarto de hora y la colamos.
Llenamos la bañera y luego la añadimos, mezclamos y ya nos podemos dar un baño que seguro que te relajará.

Remedio con agua de lechuga

La lechuga es un alimento que está presente en toda una gran cantidad de dietas por su alto poder anti oxidantes y por la gran cantidad de líquido que almacena consiguiendo que organismo se rehidrata.
Existe un remedio relajante en donde se utiliza el agua que se extrae de la propia lechuga: simplemente tenemos que cortarla por la mitad y ponerla a hervir en 1 l de agua hasta que quede completamente cocida.
Simplemente tenemos que coger el líquido resultante, dejamos que se enfríe, y nos lo vamos tomando en ciertos momentos de nuestro día. Verás cómo te encuentras mucho más relajado o relajada.

Remedios caseros para acabar con las tos

La tos suele ser el origen de la congestión de las vías respiratorias, así como la irrigación de diferentes zonas de la garganta. Antes de que te pongas a probar cualquier tipo de pastilla o jarabe, te recomendamos que eches un vistazo a esto remedios.

Té de pimienta negra y miel

El té de pimienta y miel es un remedio ideal contra la tos húmeda. Es efectivo debido a que por un lado la miel es capaz de suavizar la garganta y aliviar la tos, mientras la pimienta es capaz de activar el flujo y la circulación de las flemas. Podemos prepararlo añadiendo una cucharada pequeña de pimienta fresca, o comprar tés como el té Chai negro que ya contiene pimienta, y dos cucharaditas de miel.

Remedios con hojas de orégano

Podemos hacer una infusión muy especial a la que le agregaremos tomillo, malva y orégano. Dejamos hervir durante un rato y lo esperamos a que se temple. Tiene el poder de ayudarnos a calmar tanto el dolor de la garganta como el picor que podamos experimentar en esa zona. Además, también es un remedio muy interesante para acabar con la tos pectoral y la seca.

Remedios con malvavisco y menta

Es complicado encontrar un remedio contra la tos que no tenga menta ya que es un poderoso aliado que ayuda a descongestionar las vías respiratorias. Nos ayuda, sobre todo, a descongestionarnos en el caso de que presentemos un exceso de mucosidad: lo que tenemos que hacer es echar estos dos elementos en una taza de agua que ya esté hirviendo (tan sólo hay que agregar una pequeña cucharadita de malvavisco y otra de raíz de menta).
Dejamos la composición tapada durante unos 15 minutos antes de colarla.

Remedios con jarabe de cebolla

La cebolla también es un aliado contra la congestión. En este caso, vamos a hacer un remedio algo largo de preparar, pero con una efectividad bastante característica.
Ponemos a hervir agua y añadimos un kilo de cebollas que hayan sido cortadas en diferentes trozos. Además, agregamos 400 g de azúcar moreno y 200 g de miel. Dejamos que cueza durante un tiempo de tres horas.
Una vez que ya terminado ese tiempo, dejamos que se enfríe y lo colamos. Introducimos el líquido en una botella y así tendremos una infusión que podemos utilizar durante todo el invierno. La razón de ello es que no hará falta de verse vasos y vasos, con tan sólo un par de cucharadas al día tendremos un remedio muy especial que tiene una gran resistencia paso del tiempo.

Remedio de sopa de tomillo

Y terminamos con otro de los remedios por excelencia contra la tos. Vamos a utilizar el tomillo: simplemente colocamos una pequeña rama de tomillo en una olla y esperamos a que hierva. A continuación, agregamos un poco de sal, un poco de aceite que sea de oliva extra virgen y pan integral.
Tendremos una sopa nutritiva y con el poder de acabar con las dos.

Remedios contra el estreñimiento

El estrés, la falta de fibra en la dieta, no hidratarnos lo suficiente, o consumir comidas excesivamente pesadas, podría llegar a afectar a nuestro tránsito intestinal.
Con estos dos remedios podremos luchar contra este problema:

Remedio natural con cáscara de llantén

Para poner en práctica este remedio, vamos a mezclar dos cucharitas de esta cáscara en polvo utilizando una taza con agua. Es importante que la bebamos de inmediato y, un el objetivo de acabar con ese polvo, volvamos a llenar la tasa. El objetivo del llantén será aumentar el volumen de las heces, por lo que su expulsión será mucho más rápida.

El remedio de las duchas calientes

Si no queremos estar haciendo ningún remedio con ingredientes naturales, o tomar pastillas, existe un truco bastante eficaz que consiste en tomar duchas con agua caliente. Simplemente elevamos la temperatura un poco por encima de lo normal y aplicamos la alcachofa directamente a la zona de nuestro vientre. Dejamos que actúe y veras como el problema del estreñimiento es historia.

Remedios contra la fatiga

El remedio de las plantas medicinales

Para luchar contra la fatiga, las plantas medicinales suelen ser las mejores aliadas: podemos encontrar algunas como el ginseng que tiene la particularidad de aumentar nuestra fuerza y energía física, consiguiendo potenciar el consumo de oxígeno y reduciendo nuestra frecuencia cardiaca.
Otra estupenda planta que es muy eficaz contra la fatiga es el regaliz: eso si, siempre tiene que consumirse de una forma moderada de entre 25 y 100 mg.
Además, para poder beneficiarnos al máximo de sus efectos, debería de consumirse durante media hora antes del desayuno y entre la comida.
El problema del regaliz es el dulce que lleva: si no nos controlamos, podríamos llegar a experimentar algunos problemas como de caries o similares.

Remedios contra el dolor de cabeza

Estos remedios son adecuados en el caso de que tengamos estrés físico, mental o migraña:

Remedio con agua fría

A veces no hace falta complicarnos demasiado para conseguir un buen remedio; el agua nos puede ayudar a combatir el dolor de cabeza:
En el caso de que tengamos algún tipo de problema de migrañas, lo que podemos hacer es aplicar agua fría en forma de hielo y, a la vez, jugar con el contraste de lo que nos puede ofrecer el agua caliente sumergiendo nuestros pies en nuestras manos en ella. Esto hará que pueda llegar a proliferar el paso de la sangre de manera adecuada hacia las diferentes extremidades, por lo que podemos ayudar a vencer el dolor de cabeza. Además, con un turbante de vinagre de sidra también podemos conseguir un buen efecto.

Remedio con aceite esencial de lavanda

El aceite esencial de lavanda es capaz de poder proporcionarnos toda una gran cantidad de ventajas para nuestra salud; en este caso, nos ofrece un remedio para luchar contra el dolor de cabeza.
Y lo mejor de todo es que es muy sencillo de preparar: simplemente vamos a verter dos gotas en la punta de nuestros dedos y hacer pequeños masajes circulares en la zona de las órbitas oculares, las sienes, en la nuca y en los oídos. Es importante que lo hagamos tranquilamente para que el aceite pueda penetrar en esas zonas, reactive la circulación, y acabe con el dolor.

Remedio contra las hemorroides

Por ciertas circunstancias, se pueden llegar a producir problemas relacionados con las hemorroides: por ejemplo, en el momento en el que se hace un esfuerzo demasiado elevado para producir la evacuación de heces. Esto es bastante redundante en etapas de posparto y embarazo.
Con estos dos remedios, podemos acabar con ellas:

Baños de asiento

Estos remedios son la mejor solución sin ningún tipo de duda: podemos hacernos baños de asiento utilizando voz fría, o bien plantas medicinales.
Lo que vamos hacer es preparar una infusión en donde vamos a mezclar 50 g de milenrama con 250 cl de agua que esté hirviendo. La dejamos reposar durante 15 minutos y la colamos. Luego la vamos a verter en agua fría y haremos un baño de asiento durante un tiempo de un cuarto de hora aproximadamente.
Otro estupendo recurso consiste en hacer baños fríos de asiento utilizando corteza de encinas.

Remedios con pomadas e infusiones especiales

De forma local podemos aplicar pomada de celifonia o hacernos una infusión de diente de león, acedera y hamamelis y aplicarla utilizando compresas empapadas.

Remedios naturales contra el dolor de garganta

Si tenemos las mucosas inflamadas, si no podemos hablar, o si simplemente tenemos dolor general, entonces también podemos utilizar estos remedios naturales que se consideran casi igual o, incluso, más eficaces que los medicamentos de toda la vida:

Remedio con gargantas de salvia

Para hacer este remedio vamos a echar un par de cucharaditas de salvia en una cantidad de agua de 250 ml. Dejaremos que esta composición repose durante unos 10 minutos, la col haremos, y a continuación introduciremos un poco de sal marina (con una pequeña cucharadita debería de bastar). Este remedio está pensado para que hagas gárgaras siempre y cuando notemos algún tipo de dolor en la garganta.

Remedio con cúrcuma en polvo

Otro estupendo remedio consiste en añadir un poco de cúrcuma sobre miel ecológica y nos tomaremos la composición resultante cada dos horas. Poco a poco, nos daremos cuenta de que la irritación se empezará a disminuir y también el dolor.

Remedio con puerros

Este remedio es especial tanto para poder luchar contra dolor, como para la afonía. Es muy sencillo: simplemente vamos a trocear dos puerros que sean grandes y los colocaremos a hervir en una cantidad de agua de 1 l. Dejaremos que lo hagan durante unos 20 minutos y luego deberemos el caldo a lo largo de todo el día unto

Remedio con compresas de agua fría

Este remedio es el típico “de la abuela” pero también funciona estupendamente: simplemente enrollar hemos una bufanda mojada alrededor del cuello y, sobre ella, enviaremos una toalla seca. Quitamos en cuatro horas y veras como el dolor ha desaparecido.
Con estos remedios naturales te será mucho más fácil combatir el dolor.